Calidad de vidaEspacio públicoSostenibilidad social

Recuperar espacios para vivir la ciudad

20 de septiembre 2018

02 Plazas de bolsillo Ciudad Sostenible Fuente Gobierno de Santiago

Terrenos que llevaban años abandonados se han llenado de vida gracias a un plan del Gobierno Regional Metropolitano, el Ministerio de Obras Públicas y la Intendencia Metropolitana. Se trata de las plazas de bolsillo, un proyecto que busca transformar estos recintos privados en espacios públicos (o de administración pública).

Aunque todas estas plazas contemplan foodtrucks, receptáculos para reciclaje, mesas, sillas y la presencia de elementos vegetales, las condicionantes particulares de estos lugares permiten realizar nuevos tipos de intervención. Por ejemplo, convertir grandes muros medianeros en murales o aprovechar el emplazamiento para ayudar a la conectividad de los barrios.

En la calle Santo Domingo con Teatinos hay una plaza de bolsillo que resulta interesante porque cuenta con un huerto comunitario. Esta característica es el pie perfecto para potenciar la revolución del paisaje, porque si a algunas personas se les entrega la gestión de éstos podríamos cambiar el paradigma del uso y aprovechamiento de los terrenos vacíos de propiedad o administración pública.

01 Plazas de bolsillo Ciudad Sostenible Fuente Facebook

Responsabilidad compartida

Crear este huerto y entregar la gestión y administración a la comunidad es una medida que involucra a los habitantes en el cuidado de su propio entorno: esa plaza es para ellos, pero también es de ellos. Esta responsabilidad potencia el comportamiento cívico y el autocontrol frente al cuidado de los espacios públicos, para fomentar la recuperación de nuestro espacio social, ciudadano y democrático.

Por eso, en Ciudad Sostenible creemos que las futuras intervenciones en terrenos abandonados deberían contemplar la división en huertos urbanos, entregando la administración de cada microparcela a adultos mayores con capacidad física o a familias en riesgo de exclusión social, por ejemplo. Con esto, la propia ciudadanía podría:

  • Contar con un lugar abierto donde realizar actividades físicas.
  • Ocupar el tiempo libre en contacto con la naturaleza.
  • Ser capaz de producir, en parte, sus propios alimentos.
  • Tener escenarios de sociabilización y colaboración con otros.
  • Realizar intercambios o trueques de los productos cosechados.
  • Adquirir conocimientos de los procesos naturales y productivos.

03 Plazas de bolsillo Ciudad Sostenible Fuente Facebook

Sólo el inicio

El plan de plazas de bolsillos debería ser el germen inicial de una transformación del modo en que los chilenos concebimos nuestras ciudades. No podemos permitir que los espacios públicos de los fines de semana sean los malls,  pues estos edificios fueron concebidos para obligarnos a pagar para obtener confort, pero sin recibir verdaderos beneficios.

Debemos volver a los espacios que son todos nosotros. Pero ¿cómo volverlos más atractivos? La conexión de pequeñas áreas de oportunidad dentro de la ciudades, a través de circuitos con contenidos o mensajes interesantes para la ciudadanía, pueden formar nuevas áreas de interés.

Estas zonas también podrían ser utilizadas por escuelas, para actividades educativas medioambientales. Así existiría un mayor acercamiento de los niños con los procesos naturales y el mundo agrícola.

Por ejemplo, un circuito de huertos urbanos de hierbas medicinales podría atraer a personas conocedoras de las sabidurías ancestrales sobre medicina natural y, al mismo tiempo, a interesados en recibir tratamientos y muchos otros curiosos por saber más sobre tradiciones.

¿Y por qué no un circuito de azoteas públicas para la observación de aves urbanas? Eso sería otro modo de potenciar los recintos urbanos y naturales que la ciudad nos ofrece. ¡Pensemos espacios amigables para nosotros mismos, en donde no sea necesario ir a gastar dinero para sentirnos felices!

[Foto principal: Gobierno de Santiago; fotos interiores: Facebook @plazasdebolsillo].

Compartir

Chris Kreider Womens Jersey